Breve historia del incienso

El incienso, es una preparación de resinas aromáticas vegetales que, con aceites de origen animal o vegetal, desprende un aroma, muchas veces utilizado con fines terapéuticos, estéticos o incluso religiosos. Su uso se remonta a miles de años y por eso creemos que su historia te va a interesar. 

Desde el descubrimiento del fuego, el hombre primitivo empieza a quemar diferentes maderas y hojas buscando olores que le resultara agradable.  

A lo largo de su historia se ha comprobado que su uso ha sido principalmente para actos religiosos como para curaciones. En la antigüedad, se entendía que el humo al ascender, se perdía en el cielo para calmar a los dioses y llevar las oraciones mucho más allá, se consideraba como un regalo divino y por ello se consideraba sagrado. El incienso natural purifica y mejora el estado de ánimo para la meditación, así como otras prácticas religiosas. 

El uso de esta preparación nos hace viajar al Valle del Nilo en donde se han encontrado grabados de rituales donde se ven claramente pequeñas nubes de humo proveniente del incienso. Pero los antiguos textos sagrados hindúes de la India, Los Vedas, muestran un uso mucho más antiguo, remontándose a 3500 a.C.  

En el Medio Oriente florecieron las rutas del comercio en las que abundan gomas y resinas como el incienso y la mirra. Compuestos codiciados y costosos, y algunos tan valiosos como el mismo oro. El comercio llegó a su momento culmen, cuando la llamada Ruta del Incienso que iba desde la península arábiga y la India llegó a Roma y Grecia. Las iglesias cristianas vieron esa espiritualidad en el incienso y abrazaron estas resinas para utilizarlas tanto en la oración como en la purificación ritual, hasta que con la caída de Roma, el uso del incienso decae. 

La india es la que comienza a crear un sistema uniforme y catalogado de la fabricación del incienso. Y en culturas como la hindú se llega a utilizar hasta con fines curativos, relacionando el aroma con propiedades medicinales, y la fabricación era realizada únicamente por monjes, y se vincula el incienso con la antigua ciencia curativa Ayurveda. Son los budistas indios los que comienzan a hacer uso del incienso en China 200 d.c. 

En China, la fabricación del incienso se convierte en una forma de arte tan relevante como el té o la caligrafía. El incienso se llega a utilizar como reloj, marcando el tiempo que tarda en quemarse para determinados actos. Cuando el incienso se introduce en Japón el uso más relevante lo hacen los samuráis del siglo XVI, manteniendo dicho compuesto alrededor de la cabeza y del casco para permanecer invictos en el campo de batalla.  

Incluso los nativos norteamericanos, lo utilizan para alejar la mala energía, restaurar el equilibrio, bendecir…etc. 

Sin duda, desde tiempos tan remotos hasta la actualidad, el uso del incienso ha tenido épocas de más relevancia y de menos, pero hasta día de hoy, en momentos especiales, como puede ser la Celebración de la Semana Santa, adquiere una relevancia y es considerado como algo místico y espiritual, siempre fomentando la relajación y la energía positiva. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 Difusión - Theme by WPEnjoy · Powered by WordPress